Click acá para ir directamente al contenido
  • Innovación
  • 9 de febrero 2021

Starlink tendrá cobertura en Chile desde fines de este año y ya se puede solicitar

Elon Musk aseguró que el precio se mantendrá igual para todos los países.

"Starlink está apuntando a tener cobertura en tu área entre mediados y fines de 2021", asegura el sitio web del servicio de Internet satelital de Elon Musk al consultar por una dirección en Santiago. La compañía ya inició los trámites para empezar a ofrecer el servicio en el país, donde indicaban que esperaban poder comenzar a operar para fines de año.

1. Cobertura en Chile

En las pruebas realizadas por Las3Claves, el servicio incluye cobertura desde Iquique en el norte y hasta Osorno en el sur a partir de esa fecha. No hay información respecto a cuándo se podrá esperar cobertura para localidades más al norte o más al sur, desde donde no es posible hacer una reserva aún.

"Por un curioso accidente de simetría de órbitas, por el hecho de iniciar servicio beta en el norte de Estados Unidos, dar servicio en el centro y sur de Chile y Argentina le sale casi gratis", explica Ignacio Rodríguez, especialista de Globalsat y autor del blog Satelital-Móvil. Para entregar el servicio en la zona, la compañía de Musk "solo tiene que instalar unas 12 estaciones en tierra", afirma.

2. El precio

El servicio ya se puede reservar en las áreas donde se encontrará disponible a través del sitio web de la compañía, pagando US$99. Según Musk, el precio será el mismo para todos los países, solo con variaciones por impuestos y el valor de despacho de la antena.

De acuerdo a lo informado por la empresa, el servicio cuesta US$99 al mes, más un pago único de $499 por el kit con la antena.

3. A quién le sirve Starlink

El servicio está pensado especialmente para áreas rurales donde la conectividad es difícil. "Sin las limitaciones de la infraestructura de tierra tradicional, Starlink puede entregar Internet banda ancha de alta velocidad a localidades donde el acceso es intermitente o no está disponible", explica la empresa.

El kit de Starlink incluye la antena, un router WiFi, fuente de poder, cables y un trípode. Para la instalación "requiere una vista despejada del cielo para conectarse". El sistema incluye una aplicación móvil que ayuda a identificar el mejor lugar donde instalar la antena.

Los satélites de Starlink tienen una órbita baja, a 550 km de altitud, lo que le permite tener menor latencia que otros servicios satelitales tradicionales. También hace que sean visibles en el cielo nocturno, lo que ha generado molestia de los astrónomos que consideran que ensuciará las observaciones.